Deco: se hizo la luz

Cuando por fin conseguimos la casa que buscamos, o la que nos puede tocar en el sorteo de Lotohome, estamos locos de emoción, y ya nos podemos imaginar los muebles que nos gustaría colocar y hasta la posición de la tele, pero generalmente nos olvidamos de algo muy importante, la luz.
Aquí como en todo en la vida podemos distinguir entre la luz natural y la artificial. La primera es cómo la elegancia; se tiene o no se tiene, y poco podemos hacer al respecto, salvo unas pautas que ahora os voy a enseñar. Y respecto a la luz artificial de un espacio, necesita algo mas de trabajo, ya os digo que no es tarea fácil, cuando estudiaba arquitectura le dedicamos un curso entero.

iluminación casa
Bien; la luz natural hay que poderla mitigar, bien para poder ver la televisión sin deslumbrarnos, o el ordenador, o simplemente para no cocernos en verano. Para eso nada mejor que unas buenas persianas y cortinas a juego con el resto del espacio, cada cual que elija su estilo; convencionales, estores, japonesas…
Siempre que sea posible, colocar las pantallas de ordenadores y tele de espaldas a la entrada directa de luz, así os resultará más sencillo controlar el anti deslumbramiento como ya os he contado antes.
Respecto a la luz artificial hay más cosas que decir. Aquí lo de “menos es más” no siempre se cumple.
Tendremos que adaptar el tipo e intensidad de luz a cada espacio. En un baño recomiendo una luz fría abundante, sobre todo para poder ver con precisión sobre el espejo o zona habilitada para maquillaje, afeitado y depilación, control de uñas y otros momentos necesarios para salir de casa perfecto. Luego, si con éste punto de iluminación no fuera suficiente, se puede completar con puntos de luz en el techo. Es importante asesorarse bien en dónde los colocamos tanto luz como enchufes, porque hay unas distancias de seguridad que hay que respetar.
Dormitorios y zonas de estar; ya complicamos un poco la pregunta. Para las zonas de descanso en general, yo opto por una iluminación cálida ambiente y puntos de luz de apoyo sobre mesitas y escritorios o zona de trabajo. Si el dormitorio tiene armario, hay que tener en cuenta que las puertas generan sombra dentro del mismo, en mayor o menor medida dependiendo del tipo que sean, pero aun así, conviene reforzar ésta zona con luz dirigida, porque si la colocáis justo sobre el armario os generará una sombra sobre vosotros mismos incómoda para seleccionar la ropa. Si disponemos de vestidor, lo mejor es iluminar el mismo con una luz ambiente, cálida cómo en el caso de los dormitorios, pero instalar un sistema de iluminación sobre los estantes superiores de forma perimetral, de tal forma que las prendas de vestir queden iluminadas y no nosotros, por las sombras de las que hablaba antes.
Salones; luz cálida sobretodo en techo y apoyar los rincones de lectura con lámparas de pié, que podemos cambiar de lugar con facilidad si queremos redecorar porque nos hemos cansado de la distribución actual o porque vamos a montar una party loca.
Y por último cocina; aquí pasa un poco cómo en los baños; hay que tener bien iluminada las zonas de trabajo y en mi opinión como usuaria, prefiero la luz fría porque no enmascara los colores reales de los alimentos.

Etiquetas: