El truco de la semana para tu nueva casa: Decó, especial sillas

Si hay una pieza por la que siento debilidad son las sillas.

Acabo de “adoptar” una joya de los años 60, que estaba abandonada en la calle, imagino que a sus antiguos propietarios no les encajaba. La tengo en proceso de restauración, y una vez lista, recibirá a mis clientes en el estudio BMF Arquitectos.

Esas pequeñas damas de comedor son capaces de cambiar un espacio en el tiempo que cuesta colocarlas. Si cogemos como base una mesa de cristal, dependiendo del tipo de sillas que escojamos podemos conseguir un espacio colonial, vintage o de última tendencia. Basta elegir el modelo que mejor se adapta a nuestros gustos.

Hay modelos fantásticos, sólo hay que ver los de los Eames, la famosa butterfly de Jacobsen la tulip de Saarinen, o las divertidas versiones en plástico de Philippe Starck, por poner algún ejemplo. Pero lo mas importante a la hora de elegir es el uso que va a tener.

Al afortunado que participe en la lotería inmobiliaria de Lotohome y  le toque la casa, le recomendaría unas sillas de poco mantenimiento, si es que decide que sea su residencia vacacional. Para éste uso, me parece ideal el modelo urban de Ikea, que además de ser económica, al ser de plástico se puede limpiar con mucha facilidad, es cómoda y existe en muchos colores.

También podemos optar por combinar varios modelos, reciclar sillas antiguas es un buen ejercicio para dar un toque personal a un espacio, pero ojo, porque si nos pasamos de kitsch más que toque personal, puede parecer la verbena de la paloma.

Sillón acapulco

Etiquetas: