OPTIMISMO DESBORDADO

El banco de España asegura que los principales indicadores del mercado de la vivienda han comenzado a “evidenciar una significativa moderación en el ajuste del sector”. Y esta afirmación la respalda con argumentos como el freno en la caída de la concesión de hipotecas y la moderación de la caída del precio de la vivienda.

Eso quiere decir que se dan menos hipotecas, pero sólo unas cuantas menos y que el precio de la vivienda sigue bajando pero baja menos rápido que hasta ahora. Es como si pasaras de hundirte en el agua a hacerlo en arenas movedizas, cada vez tienes más parte sumergida sólo que te sumerges más despacio. La única conclusión posible es que te vas a ahogar.

Noticias como ésta desbordan nuestro optimismo, inundan de alegría cualquier estancia en la que son leídas y desatan la fe ciega en nuestros líderes. Sin ninguna duda.

Y es que, una actitud positiva es preferible ante cualquier adversidad, por dura o insalvable que parezca. Pero estoy convencido de que hay mejores maneras de fomentarla que con noticias como éstas. Primero porque dicen que las cosas van peor y segundo, porque las consecuencias positivas (en este caso, estrenar casa por las hipotecas concedidas, o las personas que hayan vendido su casa sin tener que regalarla) no se aprecian en la sociedad.

Nosotros mantendremos el espíritu positivo y optaremos por iniciativas como la que hemos emprendido. Fijándonos un objetivo y tratando de conseguirlo con ayuda o sin ayuda, con dificultad o mejor fácilmente (aunque esto pase menos veces) y tratando de colaborar en otros proyectos cuando nos sea posible.

Es la rebelión ante una situación no deseada lo que nos hará cambiarla.